NoticiasPlaystation

Teraflops ¿por qué se utilizan para medir la potencia de las nuevas PS5 y Xbox?

Hablaremos sobre este término.

El anuncio de las especificaciones de PS5 ha vuelto a poner en boca de directivos y desarrolladores números, términos y conceptos provenientes del mundo del hardware que se utilizan indiscriminadamente como una herramienta más del marketing de la futura nueva generación de consolas. La necesidad de justificar el salto tecnológico de estos nuevos sistemas a través de más y mayores números es, en muchas ocasiones, un elemento distractor para el usuario de a pie.

Uno de los términos más utilizados desde el anuncio de las consolas intergeneracionales es el de teraflop. Una palabra que se ha adoptado para determinar la potencia de las consolas pero que muchos usuarios desconocen el por qué de ello o si es verdaderamente un valor de referencia para comparar los diferentes sistemas que se lanzan al mercado. Por ello hoy trataremos de explicar de forma sencilla que es un FLOP y por qué se ha transformado en un estándar.

Los FLOP y su uso para medir la potencia del hardware
El FLOP se utiliza para medir el número de operaciones de coma flotante que una unidad de procesamiento es capaz de realizar por segundo -en inglés, «floating point operations per second»-. Es una estimación de la capacidad que tiene dicha unidad de realizar operaciones matemáticas con grandes números y tradicionalmente se ha usado para hablar del rendimiento relativo de un sistema, especialmente en el ámbito científico.

A pesar de su enfoque inicial como medida científica, los FLOPS se han acabado usando como estimación de la potencia general de un sistema completo, tomando como referencia su potencia de cómputo. Especialmente para la combinación de CPU y GPU.

El vocablo usado originalmente para estas mediciones era el de gigaflop, donde cada unidad equivale a un millón de operaciones por segundo. Sin embargo, el aumento en la potencia de los equipos ha hecho mutar el término hasta colocar como estándar Teraflop, equivalente a billones de cálculos matemáticos por segundo por cada unidad.

Su uso dentro del mundo de los videojuegos como estimación proviene de la dependencia de estos con los gráficos vectoriales para dibujar las imágenes que más adelante tenemos en pantalla, ya que los vectores son utilizados para representar numéricamente figuras en un plano. En los videojuegos esto se hace constantemente y está supeditado a nuestra interacción con el propio título. Es decir, teóricamente, a mayor número de teraflops más capacidad tiene un sistema para representar estos vectores y los cuadros que después se representan en nuestros monitores.

Pero al final del día sigue siendo una medida de la capacidad computacional de un equipo, por lo que no mide su potencia real ni su desempeño frente a otros dispositivos. Estos factores están más influenciados por factores como la arquitectura del chip, sus frecuencias, el ancho de banda o la propia optimización de los recursos del sistema por parte del software.

Esto deja a los teraflops como un dato más que tener en cuenta a la hora de medir el rendimiento de un equipo, aunque sigue teniendo valor para una estimación inicial, para comparar dos sistemas con un hardware más o menos similar (PS4 Pro y Xbox One X utilizan la misma arquitectura para su CPU y GPU, por poner un ejemplo) o para los propios desarrolladores, a la hora de estimar los recursos para sus producciones.

 

Fuente: 3djuegos

Hola, bienvenido a Clínica del Play, escríbenos para asistencia técnica y comercial
Close
Close

Bloqueador de Anuncios Activado

Por favor desactive el bloqueador de anuncios para navegar en nuestro Sitio. Muchas gracias