PlaystationXbox

Sony con PS5, y Microsoft con Xbox Scarlett hace falta hardware de nueva generación?

Debate.

En los últimos tiempos las compañías se están posicionando. Sony dijo hace unos días que hace falta hardware de nueva generación, y en el E3 2018 Microsoft aseguró que ya trabaja a fondo en la arquitectura de la próxima Xbox. De hecho, no faltan incluso los rumores que apuntan a que habrá una revisión de Switch en 2019 con pantalla mejorada, más duración de batería y un tamaño más fino. Y no lo dice cualquiera, lo asegura el mismísimo Wall Street Journal. ¿Qué significa esto? Desde luego que los tres grandes fabricantes ya están pensando en el futuro, y para al menos dos de ellos eso pasa por un cambio de ciclo.

Toni Piedrabuena OPINA: Sí
Te he visto encender puros con billetes de 100 euros en Tudela. ¿Qué tienes contra el progreso, amigo Castellano? Me instalé el Forza Horizon 4 anteayer en mi Xbox One y me quedé alucinado: ¡menuda generación hemos acabado teniendo! ¿Recuerdas lo escéptica que era la gente con la actual? Bueno, pues creo que ya ha dado todo lo que tenía que dar de sí y es el momento de ir pensando en el futuro de Xbox y PlayStation. Cuidado, que tampoco hace falta tener prisa: podemos comenzar allanando el terreno en la primera mitad del próximo 2019 y pensando en un lanzamiento de cara a finales de año, similar a lo vivido en su día con PS4 y One.

Se empeñan en pensar que el lanzamiento de una nueva generación lastra a la anterior, pero no es así: pasan muchos meses entre el estreno de una nueva máquina y el abandono de la generación que la precede, y eso es algo que ha ocurrido con las cuatro generaciones anteriores de consolas. Además, si Xbox Scarlett y PS5 fuesen capaces de adaptar la arquitectura de PS4 y Xbox One y permitiese obviar el siempre sacrificado reinicio de usuarios de cada generación, ¿qué problema habría en dejar disfrutar a los jugadores de las nuevas máquinas de versiones mejores de Cyberpunk o The Last of Us Part 2? Es milagroso lo que hace Playground Games con la Xbox One de 2013, pero toca dar más músculo a los equipos.

La generación se ha pasado volando, tanto, que las máquinas actuales ni siquiera parecen preparadas para aguantar los juegos que vendrán en los próximos meses. Red Dead Redemption 2 y sus 100 gigas, sin ir más lejos, ocupará una quinta parte de la memoria de las consolas de muchos usuarios… ¿puede que en 2013 no tuviesen claro por dónde iba a tirar la industria a un lustro vista? Es obvio que no. Creo que es el momento de aspirar a nuevas metas jugables y técnicas, y la única solución pasa por comenzar a pensar en el futuro del entretenimiento, y parece que Scarlett y PlayStation 5 es la respuesta. Tú sigue negando a los jugadores el poder jugar a los juegos en hardware superiores mientras dejas que Hansel duerme en una cunita de oro y marfil.

Álvaro Castellano OPINA: No
Hombre. Lo fácil es decir que sí, amigo Toni. ¿Por qué no? Un cambio de generación sólo pasa porque nos gastemos 400 o 500 euros una nueva máquina. ¡Total! ¡A todos nos sobra el dinero! Por si alguno no lo pilla (que lo habrá) estoy tratando de ser sarcástico, claro. ¿Sabes que todavía no se han cumplido cinco años del lanzamiento de PS4 y Xbox One y que tuvimos una revisión muy potente de la primera hace menos de dos años y de la segunda hace menos de uno? Debes estar de cachondeo, amiguete. No tires por la falta de potencia, que ya sé que vas a ir a lo sencillo. Es cierto, ni una ni otra salieron exageradamente sobradas de prestaciones, y el salto que se vivió entre PS2 y Xbox y PS3 y X360 no ha sido ni remotamente el mismo que entre PS3 y X360 y PS4 y Xbox One. Pero eso se ha subsanado sobradamente con las versiones Pro y X de ambas máquinas. ¿Las has probado? Son de potencia más que respetable, especialmente la de Microsoft que es, hablando mal y pronto, un auténtico pepinazo.

Las apuestas de los analistas hablan de estimaciones para el año 2020 en PS5 y la próxima Xbox, me parecería más razonable. Incluso, si me apuras, un poco justo teniendo en cuenta la cercanía de los modelos más potentes de las dos consolas (a Nintendo no la cuento en esto porque sé que van a lo suyo y no les interesa tanto la potencia como la diversión). El caso es que me acuerdo de que a finales del pasado ciclo veíamos dispendios gráficos del calibre de un GTA V que salía en 2013 para PS3 y X360, y que mantiene el tipo totalmente en cuestiones gráficas hasta tal punto que en su momento me hizo plantearme seriamente si era necesario el debut sólo dos meses después de una nueva generación de videoconsolas. Ahora estoy pensando en monstruos del calibre de The Last of Us: Parte 2 o Halo Infinite, que ya han mostrado unas increíbles galas tecnológicas, y en un Red Dead Redemption 2 que está a la vuelta de la esquina y que va a hacer que reniegues de tus creencias.

Así que no, no lo veo. No creo que sea necesario ya como dice Sony, a la que veo algo más justa con su hardware, y tampoco creo que sea necesario ni tan siquiera “pronto”, como dicen otros. Obviamente si cambiamos de ciclo veremos juegos más potentes, eso está claro. Pero, punto número 1 me veo bien con el grado tecnológico que hemos alcanzado en los últimos tiempos y me gustaría ver más progresión jugable y menos visual (mira, yo también sé ponerme populista). Y, punto número 2, también sé que el desarrollador se acomoda si sabe que se acerca un cambio de ciclo y, con un final de hardware más lejano, podría centrarse más en sacar partido a los circuitos de ambas máquinas.

En definitiva, que veo que se te cae el dinero de los bolsillos, Toni. ¿Tienes ganas de gastarte 500 euros? No tengas tanta prisa por enterrar a PS4, Xbox One y Nintendo Switch, y haz algo provechoso con ese dinero. Vente a Tudela un fin de semana, y con esa cifra comemos, cenamos y nos vamos de fiesta a lo grande. ¡Te lo prometo!

 

Fuente: 3djuegos

Close
Close