NintendoPCPlaystationXbox

Los videojuegos violentos no provocan violencia en los adolescentes.

Estudio descarta que los videojuegos provoquen estas actitudes en los adolescentes.

Por años, muchos grupos han intentado culpar a los videojuegos de sucesos violentos en el mundo. Afortunadamente, poco a poco hay más voces que los defienden para que sean vistos como lo que son: una buena fuente de entretenimiento. Recientemente, una de ellas llegó desde la comunidad científica en un estudio que descartó que los videojuegos provoquen conductas violencias en los adolescentes.

El estudio de hecho por la Universidad de Oxford (vía GamesIndustry) fue liderado por el profesor investigador Andrew Przybylski. En él señalan que “la idea de que los videojuegos violentos provocan agresiones en el mundo real es popular, pero no ha sido probada de manera adecuada con el paso del tiempo”.

Para realizar el estudio los investigadores de la universidad de Oxford usaron una muestra de 2008 jóvenes británicos de entre 14 y 15 años de edad, los cuales fueron entrevistados para conocer sus hábitos de gaming. Después se analizó la clasificación de los títulos que jugaron y se investigó si tienen conductas violentas. El resultado fue que no se puede demostrar que exista un vínculo entre las agresiones y el disfrutar títulos con contenido violento.

Ahora bien, lo anterior no significa que el estudio diga que todo es pureza y felicidad en el mundo de los videojuegos. De hecho, los investigadores reconocen que los videojuegos pueden provocar sensaciones de enojo en los jugadores, lo que nos lleva a actitudes tóxicas como insultar a otros jugadores o trollear. Si bien es imposible negar eso, se trata de conductas que también están presentes en otras actividades humanas.

Cabe mencionar que este estudio es diferente a la mayoría que se ha hecho antes. Esto se debe puesto a que pasó por una parte de preregistro en el que los investigadores compartieron su hipótesis, métodos y técnicas de análisis antes de investigar a investigar. Con esto se evita que los involucrados en el estudio sólo tengan en cuenta la información que les conviene para reafirmar sus creencias.

 

Fuente: levelup

Close
Close