PCPlaystationXbox

Devil May Cry 5: así es su ambicioso combate.

Arenas de combate, plagadas de enemigos que apenas aguantan cuatro o cinco golpes de nuestro protagonista.

El lugar, separado en áreas que funcionan como arenas de combate, está plagado de enemigos que apenas aguantan cuatro o cinco golpes de nuestro protagonista, pero que salen en suficiente cantidad para dar rienda suelta a unas habilidades que prometen suficientes sinergias para componer un sistema de combate complejo e interesante.

El arsenal de Nero se compone principalmente por la Red Queen, una personalización del arma anti-demonios de la Orden a la que se le ha añadido un motor. El dar espadazos está ligado a un único botón, pero el tipo de golpe variará según el timing del combo. Para prolongar dicho combo, y controlar a las masas de enemigos, tendremos disponible la Blue Rose, un revólver con el que disparamos al enemigo más cercano o al fijado.

Pero lo que le da a Devil May Cry 5 la agilidad y el frescor es el Devil Breaker, una prótesis fabricada por Nico (la compañera de Nero) para reemplazar el brazo del protagonista. El Devil Breaker tiene dos funciones principales. Sin ningún tipo de añadido, sirve a modo de gancho, que se puede utilizar tanto en el suelo como en el aire. Así se puede continuar un combo sin perder tiempo, lo que nos llevaría a bajar en la calificación del combate, al atraer un enemigo lejano hacia nosotros. O también podemos usar los pequeños enemigos a modo de proyectil, saltando y mientras estamos en el aire, enganchar un enemigo y golpearlo hacia abajo, haciendo que impacte en los enemigos del suelo. Igualmente, contra enemigos grandes su uso es distinto, pues seremos nosotros los que nos desplacemos a toda velocidad hacia dicho enemigo.

La segunda función es la que diferencia de manera notable al nuevo hack’n slash de Hideaki Itsuno del resto de títulos del género. Conforme avanzamos por el escenario vamos encontrando distintos Devil Breakers, distintas prótesis que dotarán a Nero con unos poderes u otros que cambian de manera notable la jugabilidad. En la demostración había dos tipos. Con Overture, Nero puede hacer dos tipos de ataques eléctricos a los enemigos, uno más veloz (aunque no inmediato) y otro cargado que funciona bien como finisher. La otra prótesis, Gerbera, añade aún más movilidad al combate, permitiendo desplazarte por el aire con su golpe básico, y lanzar un potente cañonazo láser dirigido que dura varios segundos y que podemos apuntar a donde mejor nos parezca.

Estos brazos mecánicos no solo sirven para alargar los combos e introducir variedad, sino que funcionan como un elemento troncal de un sistema de combate que añade elementos de estrategia que debemos tener en cuenta sobre la marcha. En primer lugar, estas prótesis no son permanentes, sino que tienen un número limitado de usos – y si usamos el ataque potente de dicho Devil Breaker, se rompe por completo. A esto hay que añadir que no podemos elegir qué brazo usamos. Solo podremos atacar con el último implante recogido, y hasta que no lo agotemos no podremos usar el siguiente que tengamos guardado – por lo tanto, en ocasiones nos veremos en la tesitura de coger una prótesis para no quedarnos sin ella o dejarla para poder seguir usando el poderoso Devil Breaker con el que cargamos. Además, en cualquier momento nos podemos desprender de uno de estos brazos mecánicos rápidamente, causando una explosión que daña a los enemigos cercanos, y por tanto, convirtiéndose en otro elemento para hacer los combos interminables.

Aunque en nuestra demo solo pudimos probar dos Devil Breakers, Capcom ha confirmado tres más: Regtime permitirá ralentizar el tiempo en un área; Punch Line dará puñetazos propulsados y servirá como objeto volador sobre el que Nero puede montarse; y Buster Arm es un intento fallido de replicar el brazo demoniaco de Nero y tendrá una fuerza bestial, pero muy poca durabilidad.

En definitiva, el combate de Devil May Cry 5, tras estos primeros minutos en los que hemos podido rejugar un par de veces la demo, no nos ha parecido tan fluido, ágil y complejo como el de la reina del género – Bayonetta, y en especial su secuela. Sin embargo, y a pesar de un ritmo menos frenético en apariencia, la propuesta de Capcom tiene una cantidad suficiente de ingredientes, y de sinergias entre ellos, para conseguir que los sopapos de Nero, Dante y Vergil se conviertan en referente del género.

Lo comprobaremos en los próximos meses, pues el lanzamiento de Devil May Cry 5 está a la vuelta de la esquina: el 8 de marzo de 2019 para PC, PlayStation 4 y Xbox One.

 

Fuente: meristation

Close
Close